Información detallada Consejos útiles Los destinos más bonitos

8 Razones por las que visitar Alicante

Bañada por el Mediterráneo, con playas que nos ayudan a disfrutar de un bonito día de baño o a saborear los ricos platos valencianos. Alicante y sus alrededores tienen mucho que ofrecer. Así que no te pierdas ninguno de los sitios que desde El Viajante te recomendamos durante tu visita.

  1. Castillo de Santa Bárbara. El lugar más visitado y un icono de la ciudad, el Castillo de Santa Bárbara, es lugar de parada imprescindible. A casi 170 metros de altura, nos ofrece una panorámica a la ciudad de Alicante. El Castillo data de finales del SIX, de origen musulmán. En su interior podrás visitar “la torreta”, el Patio de Armas, el Baluarte de la Reina y el Salón Felipe II, entre otros.
  2. Mercado de Alicante. Bonito tanto por dentro como por fuera. Su preciosa fachada de estilo modernista, seguro que capta tu atención. En su interior, podrás encontrar una gran variedad de productos de alta calidad como fruta, verdura, carne, pescado y dulces, para los más golosos. Por la tarde, esta zona es bastante concurrida al poder encontrar terrazas donde poder tomarse una caña con su correspondiente aperitivo.
  3. Barrio de Santa Cruz. O lo que es lo mismo, el casco antiguo de la ciudad. Calles estrechas y empinadas decoradas con perfectas fachadas blancas y preciosas flores. En el centro, podrás visitar la concatedral y las ermitas de San Roque y Santa Cruz. Y como premio por todas las subidas, podrás divisar unas preciosas vistas a la ciudad.
  4. Parque de El Palmeral. Extenso parque frente al mar donde pasar un bonito día en familia. Repleto de vegetación, riachuelos, cascadas y hasta un pequeño lago. Si visitas la ciudad con los más pequeños de la casa, te aseguramos que disfrutaran al máximo del parque.
  5. La playa del Postiguet y la Cara del Moro. La playa del Postiguet es una de las más famosas de la costa Alicantina (incluso tiene su pequeño rincón en una famosa canción Valenciana). Lugar en el que disfrutar de un bonito paseo, saltar un par de olas o incluso ganar fuerzas con un buen plato alicantino. Junto a la playa del Postiguet, se encuentra el paseo de la explanada, con 6 millones de baldosas que simulan las olas del mar.
    Desde la playa del Postiguet, podrás observar la Cara del Moro. La roca en la que se asienta el castillo y con una historia de amor a sus espaldas de la época árabe.
  6. Altea. Altea es un precioso pueblo costero a tan solo 45 minutos de Alicante. Encantador pueblo de fachadas blancas y aceras de piedra podrás visitar su antiguo casco urbano repleto de tiendas de artesanía y casas con tejas azules. No te pierdas la Plaça de L’Aigua o la Plaça de la Cruz y cuando llegues a su parte más alta, no dudes en visitar la Iglesia de la Señora de Consuelo y su maravilloso mirador junto a la plaza de la Iglesia.
    La zona costera es ideal para degustar la gastronomía de la zona, al igual que para dar un bonito paseo a orillas del Mediterráneo o incluso darse algún que otro chapuzón.
  7. Calpe. Una vez en Altea y después de visitar todo lo que Altea te espera, continua unos 10 kilómetros al norte para llegar a Calpe. Otra localidad que te dejará con la boca abierta.
    Aquí podrás visitar los Baños de la reina, un yacimiento romano del que se dice que era la piscifactoría de la reina en épocas romanas, las termas romanas o la Torre Molí del Morelló. Todos de origen árabe. En el centro histórico de Calpe, su preciosa muralla del S.XV te dará la bienvenida. Una torre de defensa, que en su interior alberga un conjunto de edificios católicos, el museo de coleccionismo, arqueológico o fester.
    Pero sin lugar a duda, el lugar que merece especial atención, es el peñón d’Ifach. Una inmensa roca que sale del mar y desde la cual podrás disfrutar de unas maravillosas vistas a toda la ciudad.
  8. La Isla de Tabarca. Esta isla es la única isla habitada de la Comunidad Valenciana. Debido a su belleza, gracias a su flora y fauna, ha sido declarada Reserva Marina Mediterránea. La isla está llena de preciosas calas y playas de aguas transparentes. Otros puntos que no puedes perderte son el centro o la zona más concurrida de la isla donde no olvides cerrar el mapa y callejear por sus estrechas calles hasta encontrar dos de los puntos más bonitos como son la puerta de Levante y la puerta de Tierra. La llegada a la isla puede hacerse desde Santa Pola o Alicante.

Prepárate para un poco de aventura

 

Y, ¿dónde descansamos?

 

 

Volver