Información detallada Consejos útiles Los destinos más bonitos

Sevilla tiene un color especial

Si, Sevilla es especial. Cada rincón, cada plaza, cada callejuela tiene su encanto. Su clima y los sevillanos la hacen más especial aún. Sevilla es una ciudad rica en cultura, en historia, en espectáculos al aire libre, en tardes de tapeo en cualquiera de sus plazas. Sevilla es una ciudad para vivirla. Así que preparar el equipaje y reserva un par de días para descubrir de esta maravillosa ciudad. Visita los puntos de interés que te recomendamos, pero también piérdete por sus calles, recorre el centro histórico, pasea a orillas del rio Guadalquivir, disfruta de sus espectáculos callejeros, en fin, vive Sevilla en su estado puro. ¡Pero no olvides visitar los puntos de interés de la ciudad!

Empezaremos el tour por la ciudad visitando el Real Alcázar, el sexto monumento más visitado de España. Y no es de extrañar, porque sus jardines y el palacio que lo forman son simplemente preciosos. Se empezó a construir en la Edad Media, pero continuo durante la época islámica hasta la conquista cristiana. Para acceder a este maravilloso monumento declarado Patrimonio de la Humanidad necesitas adquirir una entrada, que te recomendamos que lo hagas online ya que las colas son kilométricas y ¡así poder saltártela! Muy cerca del Real Alcázar, se sitúa la Catedral de Sevilla y su conocidísima Giralda. Catedral de estilo gótico y reconocida como la tercera más grande del mundo. Antes de que esta fuese catedral católica, fue una gran mezquita almohade. En ella se albergan los restos de Colón y de Alfonso “el Sabio”, entre otros. Pero no te vayas aún de la catedral! La Giralda también necesita un poco de atención! Es el campanario de la catedral, el edificio más alto de la ciudad con sus 101 metros de altura. Una vez bajo mírala bien, ya que puedes observar los cambios que recibió. La Giralda fue primero el minarete de la mezquita y después fue añadido el último nivel al realizar el cambio al catolicismo.

De la Giralda continua hasta llegar a orillas del rio, disfruta de un bonito paseo por el parque junto al parque e incluso de un refresco en alguna de las terrazas que allí se ubican. A orillas del rio, podrás visitar la preciosa torre del oro. Tiene una altura de poco más de 35 metros que fue construida durante la época almohade y servía para vigilar el puerto de Sevilla, aunque también se utilizó como prisión.
Si continuas tu paseo a orillas del rio hasta el costurero de la reina, llegarás hasta la majestuosa plaza de España. Os puedo garantizar que os dejará boquiabiertos. Es un lugar precioso y único construido para la Exposición Iberoamericana, donde 48 provincias españolas tienen su pequeño tributo. Una manera diferente de disfrutar de la plaza, es alquilando uno de los botes que se alquilan para recorrer el pequeño rio recreado en la misma plaza. La plaza de España se encuentra dentro del Parque María Luisa, por el que puedes relajarte en sus majestuosas 34 hectáreas de espacio verde, el conocido pulmón de la ciudad.

Después de un merecido descanso, es tiempo para descubrir el conocido barrio de Triana. Ubicado al otro lado del rio Guadalquivir, cruza a este lado por el puente de hierro de Isabel II, el más antiguo de España. Y disfruta de una perfecta tarde de tapeo y de su ambiente en alguna de sus terrazas.

Y por último, te recomendamos en la parte norte de la ciudad, la Basílica de la Macarena. De estilo neobarroco y conocida porque en ella se encuentra la Esperanza Macarena. Una vez allí no te pierdas la puerta de la Macarena, su brillante tono amarillo seguro que llaman tu atención.

¿Buscas alojamiento?

Volver