Información detallada Consejos útiles Los destinos más bonitos

Cantabria, cómo dicen, es infinita, por lo qué hay muchísimas cosas qué hacer. Situada al norte de la península entre Euskadi y Asturias, tiene paisajes para todos los gustos. Sus montañas verdes limitan con el cantábrico creando unos acantilados de vértigo, los pueblitos son tan auténticos qué te transportaran a otro mundo y la comida es deliciosa. Cantabria es infinita y rica, hay tanto qué hacer y qué visitar qué no sabemos con qué quedarnos. Las listas de recomendaciones son infinitas, pero nosotros te traemos lo qué no te puedes perder si vas al norte por unos días y no tienes tiempo a verlo todo.

Castro Urdiales, villa marinera por excelencia, se encuentra muy cerca de Bilbao con mucho encanto. Sus paseos por la costa adornamos por la iglesia de Santa María y el castillo medieval, las casitas de estilo marinero y el puerto son los distintivos de este precioso pueblo. Es la combinación perfecta de playas, cultura, historia y gastronomía.

Otra de las estrellas de Cantabria es Santillana de Mar, qué cómo dicen, es mentirosa tres veces, por qué ni es Santa, ni es llana, ni tiene mar. Aun así, este pueblito tiene mucho qué ofrecer, incluso está considerado uno de los pueblos más bonitos de España. El pueblo cuenta con un valor histórico artístico sorprendente qué te dejará atónito. Además, no podemos no mencionar la Cueva de Altamira, considerada la capilla sixtina del arte rupestre. Si quieres visitarla y tienes mucha suerte, todos los días reparten 5 entradas para visitar la cueva de verdad. El resto se tiene qué conformar con ver la réplica qué fue creada en 2001 cuando vieron qué la original estaba empeorando.

Comillas es una joya en sí, y es por eso qué es uno de los rincones más visitados de la provincia. Cuenta con un conjunto monumental qué nada tiene qué envidiar a su vecina Santillana del Mar. El capricho de Gaudí, la Universidad Pontificia, el palacio de Sobrellano y mucho más te enamoraran y entenderás la grandeza de este lugar. Una visita imperdible si estás por la zona.

Si prefieres dejar los pueblos a un lado y visitar más naturaleza, la cueva de El Soplao es un plan ideal para toda la familia. Fue descubierta a principios del siglo XX y está considerada un ade las maravillas de la geología. Se puede visitar con guía o por tu cuenta. Si vas con un grupo, entraras a la cueva en un tren minero y podrás ver algunas de las salas a pie. Si vas por tu cuenta, podrás ver más salas y lugares menos accesibles. Es muy recomendable para los más aventureros, ya qué te dan equipamiento para ello y así podrás conocer las cuevas más a fondo y a tu ritmo.

Los Picos de Europa son otro de los imprescindibles si visitas Cantabria. Si viajas con niños o no quieres andar, recomendamos coger el teleférico de Fuente Dé, desde donde tendrás unas maravillosas vistas de todo el valle. Se encuentra a 24 km de Potes, un pueblito con mucho encanto qué muchas veces sirve de base para los más aventureros. El teleférico te acerca al lugar conocido cómo el balcón de los Picos de Europa, un lugar ideal para contemplar aves, hacer un picnic o disfrutar de la naturaleza.

Aqui te dejamos una lista de alojamientos recomendados en Cantabria para qué disfrutes de tu visita todavía más:

Volver