Información detallada Consejos útiles Los destinos más bonitos

CÓRDOBA, PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD

Córdoba, ciudad milenaria, cuenta con 4 declaraciones Patrimonio de la Humanidad.

Será constituida ciudad a partir del siglo II a.C. por el cónsul romano Claudio Marcelo después de que durante años, las centurias romanas acampen junto a la fértil vega del Guadalquivir y a los pies de Sierra Morena. Ambas servirán como defensa natural, para pasar las largas jornadas del crudo invierno del norte, en esta zona temperaturas más suaves. Este campamento que se instalará paralelo a un asentamiento turdetano que ya habría en la conocida como colina de los Quemados desde el siglo V a.C. acabará por absorberlo.

Ya en el siglo II d.C. le será concedido el título de Colonia Patricia, llegando a ser Capital de la Hispania Ulterior hasta que con la decadencia del imperio romano, aproximadamente a mediados del siglo V, los Godos se harán con el poder en toda la península Ibérica. A principios del siglo VIII, las tropas del Califato de la dinastía Omeya (Damasco) penetrarán por el estrecho dominando de casi la mitad de esta península y declarando la ciudad de Córdoba como Capital del Emirato dependiente del Califato Omeya de Damasco.

A lo largo de 2 siglos, irán extendiendo el dominio musulmán por prácticamente toda la península, convirtiéndose en el año 929 en Califato de Al Andalus al autoproclamarse Califa Abedraman III. Córdoba seguirá siendo la Capital ahora de este Califato durante aproximadamente 1 siglo, pues a principios del siglo XI, comenzarán las famosas Fitnas o guerras civiles entre todos los pueblos musulmanes que hasta Alhakam II habían convivido en paz. Este Califato pasará a dividirse en Reinos Taifas, viendo mermada su capacidad defensiva también por la invasión Almorávide primero y Almohade posteriormente que irrumpirán por el estrecho, provenientes del Norte de África.

Este debilitamiento y ruptura de lo que había sido el Califato facilitará a los Reinos Cristianos su reconquista que empezaría en la zona norte de la península a mediados del siglo X, siendo Fernando III en el año 1236 quien reconquiste la ciudad de Córdoba y finalmente los Reyes Católicos la terminarán con el Reino de Granada en 1492.

Una vez terminada esta breve introducción para tener una idea global de las sucesivas civilizaciones que habitaron esta ciudad y que nos han ido legando este magnífico patrimonio con el que contamos, nos vamos a detener en cada una de las 4 declaraciones Patrimonio de la Humanidad que posee Córdoba. Con estas 4, se convierte en la ciudad con mayor número de declaraciones Patrimonio de la Humanidad de toda Europa.

 

MEDINA AZAHARA PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD

La más reciente, la Ciudad Palaciega de Medina Azahara declarada Patrimonio de la Humanidad en 2018, que a mediados del siglo X mandará construir Abderraman III. Una fastuosa y Brillante ciudad palatina que cautivará a propios y extraños, donde el Califa recibirá embajadas de otros reinos, imperios y califatos. Sobre la falda de Sierra Morena, construida en terrazas, será la residencia habitual de Abderraman III y su hijo Alhakam II seguirá utilizando.

De esta magnífica ciudad Palaciega, a día de hoy tan solo está excavada un 10% siendo visitable solo parte de ese yacimiento arqueológico. Aún así en julio de 2018 fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Lamentablemente la accesibilidad para discapacitados físicos o con dificultad de movimiento es muy deficiente, de tal manera que tan solo se puede acceder al principio de la primera terraza y desde ahí observar el resto de este yacimiento. Y es que su disposición en terrazas hace que el recorrido sea en pendiente descendente al comienzo y ascendente a la vuelta. El suelo, en buena parte del recorrido tiene gran cantidad de escalones y el resto del piso se encuentra con rampas cementadas en gran parte del recorrido tiene demasiadas grietas y desniveles lo que lo hace poco practicable. Es conveniente ir con calzado cómodo, protección al menos para la cabeza y agua para hidratarse pues la ausencia total de sombras provoca que el ardiente sol del verano cordobés castigue en exceso a los visitantes.

Pero una vez hecha esta breve descripción del yacimiento arqueológico, no con el ánimo de disuadirles de su visita, sino más bien con el de advertirles de lo que van a encontrarse, les animamos a visitarlo. Y es que merece la pena disfrutar conociendo cómo se desarrollaba y organizaba la vida Palaciega de esta ciudad Brillante hoy declarada Patrimonio de la Humanidad. Y para ello recorreremos sus angostas y sinuosas callejas, comprendiendo la disposición y uso de cada uno de los espacios que se visitan.

Como en todo monumento tienen la opción de visitarlo por su cuenta o bien ir acompañados por un guía Oficial de la Junta de Andalucía que en el caso de Woow Córdoba les ayudará a disfrutar de esta fastuosa ciudad a través de un viaje por el túnel del tiempo.

 

PATIOS DE CORDOBA PATRIMONIO INMATERIAL DE LA HUMANIDAD.

Los Patios Populares de Córdoba, Patrimonio Inmaterial de la Humanidad desde 2012, son una herencia de las civilizaciones que han pasado por esta tierra. Ya en época romana, la disposición de las “domus” se organizará con habitaciones alrededor de un patio, normalmente porticado en el que confluirán estas estancias y las refrescará a través del agua principalmente, con fuentes, surtidores o estanques. Los musulmanes heredarán estas casas a las que añadirán en el patio vegetación para dar mayor frescor a la casa. Más cerca de nuestra civilización, a finales del siglo XIX, la revolución industrial provocará la migración de familias enteras que venían del ámbito rural en busca de trabajo y que alquilarán habitaciones en la parte superior de estas casas. Se “hacinará” toda la familia en un solo y normalmente pequeño espacio, compartiendo cocina, aseos, almacén, lavaderos, y pozo con el resto de familias que habitarán estas casas. La decoración de las paredes del patio de uso común al que las habitaciones daban, generará esa “competencia” sana entre inquilinos de las casas que se esmerarán en decorar paredes y balcones con tiestos de generosa flor que alegrarán la deprimida situación de la época.

A principios del siglo pasado se instituirá por parte del Ayuntamiento el concurso de patios, rejas y balcones que salvo durante la guerra civil se celebrará cada año en los primeros días del mes de mayo. Lamentablemente este 2020 va a pasar a la historia no por la cancelación de este festival sino por el aplazamiento del mismo hasta el mes de octubre debido a la pandemia que estamos padeciendo.

Así, esta tradición de muchos años, que ha ido pasando de generación en generación, llega hasta nuestros días, donde los ahora propietarios de estas casas patio se esmeran durante todo el año por mantener sus patios repletos de verdor y color floral para deleite del visitante. En Woow Córdoba te mostramos los patios más hermosos de nuestra ciudad para que te embriagues con luces, olores, colores que emanan del interior de esas casas, mientras te explicamos la historia de cada patio y sus curiosidades.

 

CASCO HISTÓRICO DE CÓRDOBA PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD

El Casco Histórico de Córdoba que es el más grande de todo Europa, será declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1994 como ampliación de la Mezquita-Catedral de la que hablaremos más adelante.

Se divide en dos partes, la Medina y la Axerquía desde la época del Califato de Al Ándalus en que el incremento de la población obligará a duplicar el espacio amurallado (la Villa) que habían heredado de Visigodos y estos de romanos. Así pues, la Medina seguirá siendo, por ser la zona más alta de la ciudad, la más noble, mientras que la Axerquía será la zona menos noble pero ahora ya amurallada. Esta ocupará la zona donde los patricios romanos tenían sus casas de recreo a las afueras de la ciudad.

Pero de todo el casco Histórico del que podríamos estar hablando más de 2 horas, de sus estrechas y sinuosas callejas, del encanto de sus plazuelas, fuentes, rincones, Patios, Iglesias y palacios ajardinados, hemos de destacar la parte más cercana a la Mezquita-Catedral, dentro de la Medina y que se conoce como el Barrio de la Judería. Barrio en el que durante más de 10 siglos convivirán judíos con visigodos Cristianos primero y con musulmanes omeyas después hasta que con la llegada de los Almorávides, muchos de ellos tendrán que huir para salvar su vida, lo mismo que pasará a partir de la Reconquista final por parte de los Reyes Católicos. En esta barriada podremos disfrutar de la antigua Sinagoga, la única que desde el siglo XIV hasta nuestros días sigue en pie en toda Andalucía, junto con las dos que hay en Toledo. Y frente a esta, la Casa de Sefarad o de la memoria Judía, la Casa Andalusí, el Zoco municipal, la Capilla Mudéjar de San Bartolomé, los Baños del Alcázar Viejo, el Alcázar de los Reyes Cristianos, las Caballerizas Reales, la puerta del Puente, el Puente romano o la Torre de la Calahorra. Un sinfín de monumentos, sinuosas y estrechas callejas con las que disfrutar paseando y conociendo parte de este Casco Histórico de nuestra ciudad que nos han legado las distintas civilizaciones que se han sucedido. Nuestros guías oficiales de Woow Córdoba les guiarán por un recorrido a través del túnel del tiempo en el que revivirán como fue esa colonia Patricia, capital de la Hispania Ulterior y posterior capital del Califato de Al Ándalus.

 

LA MEZQUITA-CATEDRAL DE CÓRDOBA PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD

Hemos querido dejar para el postre la guinda de esta milenaria ciudad. Se trata de la primera declaración de Patrimonio de la Humanidad que recibió Córdoba a través de su Mezquita-Catedral en el año 1984. Un imponente conjunto monumental en el que se puede apreciar una espectacular conjunción de estilos arquitectónicos, desde época romana, incluso anterior a Roma, hasta más allá del barroco. La que se conoce como Mezquita-Catedral pero que en realidad desde 1236, se consagrará al culto católico como Iglesia primero y pocos años después como Catedral, por lo que desde entonces tan solo se viene celebrando culto católico a diario.

No obstante, lo primero que vemos nada más acceder a la antigua sala de oración musulmana y en gran parte de esta Catedral son arcos, columnas, capiteles, basas y cimacios de esa antigua Mezquita que Abderraman I construyó en el 786 y que sucesivos emires y califas irán ampliando a lo largo de los siglos. Rodeando el muro interno de esta Catedral encontraremos una gran cantidad de Capillas y altares con las que se irá cristianizando este templo. De igual modo podremos disfrutar de la primera Capilla Mayor que una vez terminada la que actualmente se encuentra en el centro de esta Catedral pasará a ser la Capilla de la Virgen de Villaviciosa hasta finales del siglo XIX.

No podemos dejar atrás el Frontis del Arco de las Bendiciones, donde encontramos una magnífica conjunción de 3 estilos arquitectónicos diferentes de 2 civilizaciones distintas. Descubriremos también la Capilla Real de la Catedral de Córdoba con una riquísima decoración mudéjar, el Mihrab de la segunda ampliación de esta antigua mezquita donde podremos deleitar nuestra vista con los mosaicos bizantinos que decoran su fachada principal y la cúpula del lucernario que antecede a este espacio desacralizado al culto musulmán.

Continuaremos visitando la Capilla del Cardenal Salazar que alberga la Custodia Procesional del Corpus Cristi realizada por Enrique de Arfe en el siglo XVI. O las 2 salas del tesoro catedralicio donde podremos ver obras en plata y plata bañadas en oro, y un crucificado tallado en una sola pieza de marfil de la cabeza a los pies.

Y como no, el majestuoso Altar Mayor de esta Santa Iglesia Catedral que en forma de cruz latina ocupa el centro de la antigua sala de oración musulmana con el imponente Retablo Mayor realizado en mármol rosa y negro, o la magnífica sillería del Coro tallada en madera de Caoba por el ebanista sevillano Pedro Duque de Cornejo. Y todo ello a través de un viaje por el túnel del tiempo en el que disfrutarán de la forma más amena y agradable posible de este Sagrado conjunto monumental de la mano de nuestros guías oficiales de Woow Córdoba.

Volver